Miyamoto está sorprendido por este premio que, por primera vez se concede al mundo del videojuego, un sector que a pesar de tener millones de seguidores en todo el mundo, no logra estar bien visto socialmente. Por ello para el creador y también directivo de Nitendo «este reconocimiento es un respaldo a nuestro trabajo». Al suyo y al de otros muchos.

En el resto de Europa, el Dax alemán también se da la vuelta y luce un testimonial avance del 0,02%, en tanto que el Ftse londinense reduce las caídas al 0,27%. También respira el Ftse MIB italiano, que baja un 0,05%. La peor parte se lleva a esta horas el Cac francés, que retrocede en torno al 0,5%.

Las primeras horas las dedicamos a recorrer la zona cercana al hotel y a visitar el magnífico Templo de los Lamas, que es una auténtica maravilla. Ya sabéis que en China se paga para todo, sin embargo la entrada al Templo de los Lamas vale cada yuan que pagáis. Os dejo algunas fotos:.

«Bajé como 20 kilos de aquella época de jovencita pero lo hice también cambiando mis hábitos alimentarios. Como todo sin sal ni aceite. Las verduras y las ensaladas las como solas, sin aderezos. Inicio Premium El País Puro Deporte Sucesos Economía Opinión Viva El Mundo NoComaCuento Ciencia Tecnología Videos Blogs Data Diálogos ncora Revista Dominical Teleguía Brandvoice Somos Célebres Sabores Videos Blogs Negocios Publicaciones Emisoras Productos GN Anúnciese Estados Financieros Condiciones de uso Políticas de privacidadFútbol Nacional Fútbol Internacional Legionarios Selección Nacional Motores Otros deportes TorneosCartas Columnistas Editorial Foros InternacionalAplicaciones Científicas Medio Ambiente SaludMás que una generación de nexo, los treintones estamos de puente entre los contestatarios del sesenta y sus anteriores y los nios del nuevo mundo de la individualidad vacua. Crecimos en un medio que resultaba todavía amable, pasamos por la revolución sexual en el momento en que nuestras hormonas amanecían, nos quisimos comprometer en un mundo de antípodas políticas y, apenas comenzábamos a medio entender de qué se trataba, cuando todo se acabó; nos sorprendió el auge de la telematización, pasamos miserias ajustándonos a sus leyes y sin estar gastados, pero ya abandonando la primera juventud, en la edad del «a mí nunca antes» , como adolescentes no definimos lo que queremos, ni rechazamos de facto lo que no queremos. No digo que todos los treintones estén igual, pero este desconcierto a algunos se nos nota en todo y en todas partes, a los que nos quedamos haciendo referencias a las caricaturas de Magoo y pensando que Travolta bailando disco es lo máximo; a los de entonces, a los que seguimos siendo los mismos, los de la cultura dispar, adictos a las tiras cómicas y a las tandas de cinco de la Sala Garbo; a los que tenemos enraizado lo setentista y su sicodelia y a Raquel Welch como símbolo sexual insustituible..